Llueve en el llano y un llanero llorón en Villavicencio va calle abajo llevando unas llantas a lleras un valluno de mucho billete que llega del valle, al llegar a la casa golpea y sale una llanera muy bella estrella se llama y lo hace seguir.
Le da una toalla amarilla y en una silla al llanero hace sentar llama a lleras y el llanero llorando le muestra a lleras las llagas que aquellas llantas le hicieron salir la bella llanera trae una olla la unta de empella agarra un tallo y una botella y machaca llantén y le pone en las llagas y el cuello al llanero llorón.
Llega Ovalle agarra las llaves abre el garaje entra las llantas, levanta una valla arregla la malla, trae una silla y se sienta callado junto al llanero llorón.
El llano es muy llovedizo –comenta lleras- y el llanero allega entre marzo abril y mayo en el llano no para de llover vea allá en la llanura se ve lloviznar.
Lleras dice al llanero vaya allá a la cocina coja una olla y llénela de lo que halle allí pero no la arrime a la llama porque se llena de hollín, Ovalle y padilla cogen un pollo y una gallina del cuello y se la dan al llanero.
Estrella la bella llanera trae un martillo un cuchillo, una parrilla y unos palillos, se quita el collar y lo empaca en la olla del llanero llorón.
Se va calle arriba el llanero lloviendo con su pollo, su gallina y su olla bien llena, llega a la Salle, atraviesa la calle y al llegar a su casa se arma un rollo por un repollo que quedo de llevar ¡que gran embrollo! Con astucia salta el escollo, pues cocina callo y lo sirve con bollos y en un pocillo toma caldo de criadillas pues del frio se va a tullir porque en Villavicencio la puerta del llano no para de llover.

, Trabalenguas de Personas, , , Comentar

Read more