Ir al contenido

Recopilación de los mejores trabalenguas con S.

  • Historia es la narración sucesiva de los sucesos que se sucedieron sucesivamente en la sucesión sucesiva de los tiempos.

    En: ,  
  • Sí sale el sol en Salamanca, sólo así suele salir sola Soledad.

    En: ,  
  • Salas sala su salsa con sal de Sales. Si salas la salsa de Salas, Salas saldrá salado.

    En: ,  
  • El arzobispo de Constantinopla está arzobispoconstantinopolizado, ¿Quién lo desarzobispoconstantinopolizará? El desarzobispoconstantinopolizador que lo desarzobispoconstantinopolice, buen desarzobispoconstantinopolizador será.

    En: , ,   ,
  • El oso celoso está nervioso pues no encuentra la osa. Nerviosa la osa celosa busca al oso. Se encuentran los osos, después de un buen pleito hay sosiego y reposo, pues el oso ama la osa y la osa ama al oso.

    En: ,  
  • La sardinera sacó para asar sesenta sardinas secas; sesenta sardinas secas, secadas solas al sol.

    En: ,  
  • Nadie silba como Silvia silba, pues el que silba como Silvia silba, es porque le enseñó a silbar Silvia.

    En: , ,  
  • ¡Saca el saco de sal al sol que se seque!

    En: ,  
  • Si cien sierras sierran cien cipreses seiscientas sierras sierran seiscientos cipreses.

    En: ,  
  • Sintiéndose solitario, Sergio, sentado sobre su suntuoso sofá, suspiró, sopló, salpicó saliva. Saltó súbitamente. Sordos silbidos sonaban. Susurro sigiloso: soy Silvia. ¡Salve!, silabeó Sergio, sonsacaré sus secretos.
    Silvia saludó, se sacó su saco satinado, soltó sus sandalias, se sentó. Sergio sirvió sendos sakes, salchichones, saladitos, surubíes sin sal, selectas sardinas sancochadas. Silvia, sonrojada, sorbió su sake sin sonreir. Sólo sentenció: soy solamente suya, Sergio. Suspenda sus sibaríticos servicios.

    Silencio, sahumerios sutiles soplaban serenamente. Soy sincero, Silvia. Suelo soñar su sensual sonrisa, sus sonoros suspiros, sus semejantes senos salmantinos, símil sandías. Sosos, soy sueca. Silvia, siento singular sinsabor. Solemnemente suplico su sanción, subestimé su sensiblería. ¡Suélteme, sátiro senil, sanguijuela sarnosa, sapo sobrealimentado! Salió Silvia subrepticia. Sergio se suicidó silenciosamente.

    En: ,